InicioFuentes Renovables¿Es posible que la Tierra funcione sólo con energías renovables?

¿Es posible que la Tierra funcione sólo con energías renovables?

El concepto de energía renovable no es nuevo. Como su nombre indica, la energía renovable es la que procede de plantas, animales, rocas y otras fuentes naturales. Las energías renovables pueden ayudarnos a reducir nuestra huella de carbono de varias maneras.

A menudo, estos esfuerzos se llevan a cabo a través del poder de la promoción; por ejemplo, las personas que hacen campaña para eliminar el uso de combustibles fósiles o instalar fuentes de energía limpias, como los paneles solares.

Pero a veces -especialmente en los países en desarrollo, donde no hay mucho dinero para invertir en tecnología o en proyectos de construcción ecológica- los esfuerzos en materia de energía renovable tienen que llevarse a cabo por medios puramente populares.

Entra: el internet de las cosas (IoT). Los dispositivos conectados que creamos hoy en día son mucho más eficientes de lo que nunca imaginamos.

Pueden supervisar y controlar grandes cantidades de equipos mediante sencillos algoritmos informáticos que no necesitan acceso a un ordenador o a un smartphone si estás demasiado ocupado jugando para preocuparte por el medio ambiente en el trabajo y en casa.

También pueden programarse para generar electricidad, desde turbinas eólicas hasta centrales hidroeléctricas e incluso granjas orgánicas. Esto significa que con cada producto fabricado, electrodoméstico y dispositivo electrónico, hay una oportunidad para que las empresas y los individuos por igual reduzcan su huella de carbono mientras siguen obteniendo sus productos por un precio bajo.

¿Cuál es el grado de adopción de las energías renovables?

Como su nombre indica, las energías renovables son energías que provienen de plantas, animales, rocas y otras fuentes naturales. Las energías renovables pueden ayudarnos a reducir nuestra huella de carbono de varias maneras.

A menudo, estos esfuerzos se llevan a cabo mediante el poder de la promoción; por ejemplo, las personas que hacen campaña para eliminar el uso de combustibles fósiles o instalar fuentes de energía limpia, como los paneles solares.

Pero a veces -especialmente en los países en desarrollo, donde no hay mucho dinero para invertir en tecnología o en proyectos de construcción ecológica- los esfuerzos en materia de energía renovable tienen que llevarse a cabo a través de medios puramente populares.

Entra: el internet de las cosas (IoT). Los dispositivos conectados que creamos hoy en día son mucho más eficientes de lo que nunca imaginamos.

Pueden supervisar y controlar grandes cantidades de equipos a través de sencillos algoritmos informáticos que no requieren acceso a un ordenador o a un teléfono inteligente si estás demasiado ocupado jugando para preocuparte por el medio ambiente en el trabajo y en casa.

También se pueden programar para generar electricidad, desde turbinas eólicas hasta centrales hidroeléctricas e incluso granjas orgánicas. Esto significa que con cada producto fabricado, electrodoméstico y dispositivo electrónico, hay una oportunidad para que las empresas y los individuos por igual reduzcan su huella de carbono mientras siguen obteniendo sus productos por un precio bajo.

¿Cómo puede la IO ayudar a reducir nuestra huella de carbono?

El Internet de las cosas se ha convertido en un flujo de datos a velocidad de vértigo. También se ha convertido en la meca de la información sobre nuestro entorno y nuestros sistemas de gestión de residuos.

Con cada dispositivo conectado llega una gran cantidad de datos sobre el entorno de ese dispositivo y el ambiente que lo rodea. Los artículos conectados también generan mucha energía.

Los dispositivos IoT pueden programarse para recoger datos y convertirlos en energía. Algunos dispositivos IoT, como los contadores inteligentes, pueden ayudar a las empresas de servicios públicos a controlar el consumo de energía en tiempo real e informar a la red eléctrica.

Otros, como las luces, tienen el potencial de reducir nuestra huella de carbono al encenderse cuando no las usamos. Lo mismo puede decirse de los sistemas de gestión medioambiental, que pueden controlar e informar sobre el estado de nuestros sistemas de gestión de residuos y ayudar a mejorar el cumplimiento de la normativa.

Ejemplos de cómo se ha aplicado la IO a pequeña escala

Automatización del hogar inteligente: Con la llegada de la tecnología del internet de las cosas (IoT), el hogar inteligente evolucionó. Ahora, con el internet de las cosas y el big data, podemos crear un sistema completo de automatización del hogar.

Desde las luces hasta los timbres, podemos acceder a los datos y controlar los equipos a distancia. Gestión de residuos y agua: Este es uno de los usos más emocionantes de IoT para la gestión de residuos y agua. En la actualidad, en la India, un gran número de wei

Ejemplos de cómo puede utilizarse la IO para reducir nuestra huella de carbono

Eficiencia energética en el hogar: Con vistas a reducir nuestra huella de carbono y el uso de la energía, podemos crear un sistema doméstico inteligente que supervise variables como el uso del aire acondicionado y la iluminación.

Cuando el uso de energía es bajo, el sistema puede automatizarse para apagar el aire acondicionado. Cuando el uso de energía es alto, el sistema puede programarse para encender automáticamente el aire acondicionado cuando la demanda de energía es baja y la calefacción cuando la demanda de energía es alta.

Este tipo de sistema automatizado puede ayudarnos a reducir nuestra huella de carbono al tiempo que aumenta el confort.

El concepto de energía renovable no es nuevo. Como su nombre indica, la energía renovable es la que proviene de plantas, animales, rocas y otras fuentes naturales. Las energías renovables pueden ayudarnos a reducir nuestra huella de carbono de varias maneras.

A menudo, estos esfuerzos se llevan a cabo mediante el poder de la promoción; por ejemplo, las personas que hacen campaña para eliminar el uso de combustibles fósiles o instalar fuentes de energía limpia, como los paneles solares.

Pero a veces -especialmente en los países en desarrollo, donde no hay mucho dinero para invertir en tecnología o en proyectos de construcción ecológica- los esfuerzos en materia de energía renovable tienen que llevarse a cabo a través de medios puramente populares.

Entra: el internet de las cosas (IoT). Los dispositivos conectados que creamos hoy en día son mucho más eficientes de lo que nunca imaginamos. Pueden supervisar y controlar grandes cantidades de equipos a través de sencillos algoritmos informáticos que no requieren acceso a un ordenador o a un teléfono inteligente si estás demasiado ocupado jugando para preocuparte por el medio ambiente en el trabajo y en casa.

También se pueden programar para generar electricidad, desde turbinas eólicas hasta centrales hidroeléctricas e incluso granjas orgánicas.

Esto significa que con cada producto fabricado, electrodoméstico y dispositivo electrónico, hay una oportunidad para que las empresas y los individuos por igual reduzcan su huella de carbono mientras siguen obteniendo sus productos por un precio bajo.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Most Popular

Recent Comments