InicioImpacto AmbientalLas energías renovables son importantes para nuestro futuro

Las energías renovables son importantes para nuestro futuro

La energía renovable es la que procede de recursos naturales. No incluye ningún combustible fósil como el carbón, el petróleo y el gas natural. Las energías renovables incluyen la energía solar, la eólica, la geotérmica y los biocombustibles.

Energía solar

La energía solar se produce aprovechando los rayos del sol. Los paneles solares suelen consistir en una superficie plana y transparente, como el cristal o el plástico, y pueden montarse en los tejados. La luz del sol que incide en estos paneles es transformada en electricidad por las células solares que contienen.

El tamaño de las instalaciones de paneles solares varía mucho en función de las necesidades de su casa y de la cantidad de energía que quiera generar. Una instalación típica tendrá un conjunto de paneles fotovoltaicos (FV) que se suelen colocar en el tejado o en el suelo y se conectan con cables a una caja de inversores en el sótano o el garaje.

Algunos propietarios de viviendas optan por instalar microinversores en lugar de inversores centrales, ya que esto permite que cada panel solar funcione de forma independiente, lo que mejora el rendimiento y la eficiencia, especialmente si uno de los paneles deja de funcionar debido a la sombra o a otras razones, como la acumulación de nieve durante los meses de invierno.

El coste de la instalación de sistemas fotovoltaicos varía considerablemente según el lugar en el que se viva, pero puede oscilar entre 8 y 20 dólares por vatio instalado, según la revista pv online. Para ponerlo en perspectiva, si asumimos el peor de los casos, en el que no hay exenciones fiscales ni subsidios de los gobiernos locales ni de las empresas de servicios públicos, entonces costaría unos 18 dólares por vatio para un sistema de tamaño residencial que pudiera producir unos 3kW/hora al día en condiciones ideales (insolación media).

Por supuesto, el sistema es tan bueno como su eslabón más débil. Si tiene un inversor ineficiente o unos paneles solares de mala calidad que no rinden lo suficiente, su producción general se verá afectada.

Energía eólica

La energía eólica es una forma de energía solar. La energía eólica es una forma de energía cinética, y los aerogeneradores se utilizan para generar electricidad. Los aerogeneradores convierten la energía cinética del viento en energía mecánica, que puede utilizarse para accionar un generador eléctrico u otra maquinaria.

La energía del sol se ha aprovechado desde la antigüedad utilizando la radiación solar para calentar el agua y los alimentos. En la historia más reciente, la energía solar se ha utilizado para la calefacción de espacios (por ejemplo, con un colector en el ático) y para la refrigeración pasiva (como a través de la vegetación).

La refrigeración solar puede realizarse con enfriadores de absorción o ciclos de refrigeración mecánica por compresión de vapor El uso de colectores parabólicos ha permitido el almacenamiento térmico de alta temperatura a gran escala en la planta Andasol 1 de Vattenfall, de 80 MWe, que compensa alrededor del 15% de las pérdidas durante un periodo de 24 horas a plena carga.

La energía fotovoltaica fue desarrollada por primera vez en 1839 por el físico francés Edmund Becquerel. No se adoptaron de forma generalizada hasta después de la Segunda Guerra Mundial, cuando las investigaciones confirmaron su viabilidad, pero hoy en día los sistemas fotovoltaicos son comunes en todo el mundo debido a sus numerosas ventajas sobre la generación de energía con combustibles fósiles.

No necesitan combustible, no emiten dióxido de carbono durante su funcionamiento, producen energía renovable y limpia que puede volver a inyectarse en las redes eléctricas existentes en cualquier momento cuando haya un exceso de generación; tienen pocas piezas móviles, por lo que son relativamente fáciles de mantener; tienen bajos costes de funcionamiento en la mayoría de las condiciones; producen electricidad de forma muy eficiente.

Entorno al 50% de eficiencia, dependiendo de la ubicación; no pierden mucha capacidad con el paso del tiempo, incluso si no se utilizan durante largos periodos, porque no contienen ningún fluido móvil como el petróleo.

Energía geotérmica

La energía geotérmica es el calor de la tierra. Es una fuente de energía renovable, limpia y eficiente que puede utilizarse para generar electricidad o calentar y refrigerar edificios. La energía geotérmica se utiliza en muchos países desde hace décadas para producir electricidad.

La generación de electricidad geotérmica es una fuente fiable de energía eléctrica de bajo coste porque puede producirse las 24 horas del día; sin embargo, se están desarrollando nuevas tecnologías para aprovechar el calor geotérmico en regiones donde no hay campos de vapor naturales ni fuentes termales.

Hidroelectricidad

La hidroelectricidad es una de las formas más extendidas de energía renovable, y se produce mediante centrales hidroeléctricas. Las centrales hidroeléctricas generan electricidad aprovechando la fuerza del agua que cae o fluye. Este tipo de generación permite producir grandes cantidades de energía eléctrica a bajo coste, que puede utilizarse en hogares y empresas, así como en explotaciones agrícolas.

Sin embargo, la generación de energía hidroeléctrica no siempre está disponible, ya que depende de las lluvias para producir un caudal suficiente en los ríos o lagos. Por ejemplo, las zonas en las que llueve poco, como los desiertos, no podrán depender únicamente de esta fuente para satisfacer sus necesidades de electricidad porque no habrá suficiente agua cayendo sobre los ríos o lagos de estas zonas para crear la cantidad adecuada de electricidad que necesitan los seres humanos que viven cerca de esas masas de agua.

Bioenergía

La bioenergía es la energía que proviene de la materia orgánica. La materia orgánica puede ser vegetal o animal y puede incluir cosas como el estiércol y los residuos. La bioenergía puede utilizarse para diversos fines, como combustible para vehículos o para generar electricidad.

La UE se ha fijado el objetivo de conseguir que el 20% de su energía proceda de fuentes renovables en 2020 (el llamado objetivo 2020). Para lograr este objetivo, se calcula que alrededor del 5% de todo el consumo final de energía en Europa procederá de la biomasa en 2020.

La mayor parte de esta biomasa procederá de materiales biológicos, como los productos de desecho de la agricultura, la silvicultura y la pesca; los residuos de la transformación de alimentos; los biorresiduos agrícolas (incluida la paja); los residuos sólidos urbanos; los lodos de depuradora; los subproductos industriales, como las astillas de madera; los biocombustibles líquidos procedentes de las grasas y aceites recogidos en los restaurantes etc las grasas animales;entre otros.

Las energías renovables son más respetuosas con el medio ambiente

Si quieres marcar la diferencia en el mundo y poner de tu parte para evitar el cambio climático, las energías renovables son un buen punto de partida. Utilizando energías renovables, puedes asegurarte de que se liberan menos emisiones de carbono a la atmósfera.

Si todos actuamos ahora, podemos asegurarnos de que nuestro planeta siga siendo saludable para las generaciones futuras. Las energías renovables son el futuro, y es importante que invirtamos en ellas ahora. Nos ayudarán a reducir nuestra huella de carbono y a mejorar nuestro entorno para las generaciones venideras

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Most Popular

Recent Comments